domingo, 13 de julio de 2014

INDONESIA: trekking con tribu MENTAWAI

Alouita!! Anai leuita!! (Hola! Como estais? en idioma mentawai)
En el capitulo anterior, nos quedamos en que cogimos el vuelo a Padang, ciudad en la que todo el mundo te saluda y en la que se come muy bien, y  ciudad de donde salen los ferris a las islas Mentawai. Estos ferris, como todo el transporte en Indonesia, son un enigma que dias salen hacia las islas, asi que llegamos alli sin saber si nos tendriamos que ir en unas horas corriendo al puerto, o en una semana. Como sabiamos que este seria uno de los platos fuertes del viaje, y ademas lo habiamos hecho cuadrar para cuando venia Marta (pues ella es guia de montanya y le encantan los trekkings, y nunca habia hecho ninguno en la selva), le dedicamos todo el tiempo del mundo a esta aventura. 
A estas islas, solo van surferos experimentados porque se ve que es el mejor sitio del mundo para surfear olas grandes, y tampoco van muchos; y poquisimos frikkis como nosotros que quieren descubrir la vida en la selva y conocer a los mentaway. 
Marta y Jordi tenian claro que querian hacer al menos 10 dias de trekking, en lo que yo no me sentia muy segura y no sabia aun muy bien que hacer, ya que yo tampoco soy la gran deportista y veia demasiado estar en la selva tantos dias. Pero la primera labor al llegar a Padang, era la de buscar un buen guia. Esto no es tarea facil, ya que se apuntan muchos chavales al carro de guias y luego te llevas una mala experiencia. La cuestion principal, era que el guia fuera un mentawai y ademas hablara ingles, ya que asi nos asegurabamos que seria bien recibido en la tribu y que ademas nos podria hacer de traductor. Asi que, una vez le comentamos a la directora de la guesthouse que veniamos a hacer el trekking, ella llamo al guia que colabora con sus clientes. La sorpresa fue muy buena, pues resulta que el guia era el hijo del hombre que en aquel programa televisivo de "Perdidos en la tribu", habia venido a Madrid a pasar unos dias con la familia que participo en el concurso. Recordais aquel concurso?? Yo vi algun capitulo suelto, era aquel en el que varias familias espanyolas iban con varias tribus del mundo a convivir durante un mes. Recuerdo que alrededor de este programa se creo la polemica de si era cierto todo lo que salia o era un montaje, incluso yo tenia esa duda...Y cuando lo veia, pensaba que como reaccionaria yo ante esas situaciones, que si lo aguantaria...COMO ME IBA A IMAGINAR QUE YO IBA A ACABAR VIVIENDO LO MISMO!!! Y tengo que aclarar que todo lo que se veia era cierto, que ni los Mentawai iban disfrazados para el programa ni nada por el estilo.
Recuperando el hilo...Resulta que este guia, Mateus (36 anyos), nos parecio super profesional, correcto, experimentado y nos dio la seguridad y confianza que estabamos buscando. Ademas nos hizo un buen precio, y a mi me dijo que si me resultaba muy duro, podia volver acompanyada en cualquier momento al pueblo de la isla y esperar a que ellos acabaran en casa de un familiar suyo. Esto me alivio bastante, y decidi apuntarme a la aventura a pesar de todo lo que nos habian dicho: que caminas por el barro hasta las rodillas, que vas mojado todo el dia, que duermes en el suelo, que comes su comida, que te pican de todos los bichos, etc. Aunque a decir verdad, esto solo nos lo dijo un viajero que se llama David, que conocimos en una isla de Tailandia, el cual lo hizo hace varios anyos atras, y la unica persona que hemos conocido que lo haya hecho. Del resto de viajeros que conoces por Sumatra, la mayoria no saben ni donde estan estas islas...Asi que para quien busque un lugar remoto en el mundo...Aqui lo tiene!!!
Mateus nos dijo que el ferry salia en 3 dias, asi que teniamos 3 dias para relajarnos y para comprar lo que nos hiciera falta. Para los mentawai, hay que llevar tabaco, azucar y caramelos; pero de gestionar el tabaco y el azucar se encargaba Mateus, y nosotros solo compramos caramelos.
Llego el dia de empezar la aventura y nos fuimos camino al ferri. El ferri ya es una aventura de por si. Parece mas un carguero que otra cosa, lo llenan DE TODO. Ademas, como habian anulado el barco anterior (unos 3 dias atras), este iba a reventar de personas y no pudimos conseguir cama. Asi que al subir al ferri, hay que conseguir unas colchonetas para dormir en el suelo que al final salen mas caras que haber cogido una cama. Para que os hagais una idea, las camas son varias filas de literas juntas en dos salas, una con aire acondicionado y otra sin aire acondicionado en las que sobre las 4 de la madrugada empieza a sonar por un ensordecedor altavoz toda la misa islamista para que los musulmanes puedan rezar. Ah!! Y fuman (como no!) en todo el barco, aunque bastante menos en la sala del aire acondicionado. Conseguimos estirarnos en el suelo de la habitacion VIP, la del aire acondicionado, y al final no fuimos tan mal.
Llegamos a la isla Sibeirut Mentawai (pues hay varias), y fuimos a casa del familiar de Mateus a dejar la mochila grande y hacernos una pequenya y a reportar a la policia que ibamos a hacer el trekking. En cada isla hay un pueblo del gobierno, del cual hablaremos mas adelante. Cogimos lo necesario: la ropa puesta para el trekking, una muda de ropa para estar seco al acabar los trekkings, neceser, botiquin, chanclas y mucho repelente de mosquito!!! Y empezamos la aventura cogiendo un barco (que son troncos de arbol enteros y vaciados en los que te sientas de uno en uno) durante una hora y media por un rio marron para adentrarnos en la selva. 
De lo primero que os hablare es del camino, del trekking. Es bastante duro!!! No es duro como el trekking que hicimos al Annapurna, ya que en aquel si que llegue a sentir que no podia mas varias veces (pues eran muchos kilometros y mucha y dura subida constante), pero es duro porque tienes que ir todo el tiempo muy concentrado y mirando al suelo para no caerte, la selva es muy claustrofobica en el sentido de que nunca tienes vistas o espacios abiertos, la humedad es exageradisima haciendo que vayas empapado en tu propio sudor desde el minuto 1, y la superficie es como de humor amarillo. Me explico:
- Durante casi todo el tiempo (y no exagero diciendo casi todo el tiempo) caminas por encima de troncos que han tirado sobre el barro. Estos troncos estan llenos de moho, humedad y tus pies de barro, asi que son super resbaladizos. Muchos de estos troncos tambien hacen de puente, asi que para cruzar rios desde una cierta altura, no hay ni puentes, ni vallas ni nada por el estilo, solo troncos redondos que los guias debian comprobar antes porque algunos estaban ya que se tronchaban con el peso. Lo mejor que te podia pasar al resbalar de un tronco es que te hundieras en barro hasta la cintura (que nos paso varias veces), y lo peor es que te clavaras algun palo en cualquier parte del cuerpo, ya que hay canyas de bambu y ramas cortadas por todas partes, pues muchas veces van con el machete gigante abriendo el camino.
- Desde el primer momento, el suelo esta lleno de barro muy blando, arenas movedizas y aguas estancadas marronosas, con lo que vas hundiendo los pies hasta las rodillas muchos trozos del camino:
Como veis, mi cara es de recien levantada, asi que empezabamos asi el dia!! Como os podreis imaginar, sacar de ahi los pies era duro e ibamos haciendo ese ruido que hace el vacio de "Plof, plof"





- Pero si se llenaban los pies de barro NO PASA NADA!! Pues luego venia un rio que debiamos cruzar tambien con pantalon y bambas y puestas, asi que se lavaba todo...Y ya os podreis imaginar que la ropa y el calzado no se seca nunca con tanta humedad, asi que al llegar a las casas nos poniamos la muda seca y las chanclas, y al comenzar el trekking la ropa y el calzado empapado...que sienta de bien empezar asi el dia!!!



 En esta foto, aunque no se vea, caminabamos por encima de un tronco, y yo siempre pidiendo la mano a los guias...que algunos somos mas torpones, que le vamos a hacer!!

Y para acabar de decorar estos trekkings, pues hay bastantes mosquitos, y tambien las molestas y chupasangre sanguijuelas. No sabiamos como, pero hasta por debajo de la ropa se enganchaba alguna. En esta foto, se le engancho una a Marta, y ella no se dio cuenta hasta que le vimos una mancha de sangre en el pantalon, pues cuando se llenan se caen solas y la sangre no deja de brotar en mucho rato. Los guias mataban a los lichis (como les llaman ellos) cortandolos con el machete por la mitad o poniendolos en tabaco, y con la herida de Marta no dudaron ni un momento en ponerle una bola de tabaco y una tirita en la herida...El tabaco lo cura todo en Mentawai!! (Cuando acabamos la caminata ese dia, se lavo bien la herida y la desinfecto, evidentemente).



 Pero bueno, tambien hay que decir que caminar por la selva en estas condiciones tiene su encanto, y que de tanto en tanto te encuentras con parajes tan bonitos como esta cascada (en la que aprovechamos para ducharnos), o con ninyos del pueblo del gobierno que siempre salen a saludar:





Y lo mas fuerte, es ver que el guia, sus aprendices y colaboradores (mentawais tambien) y los mentawai en general, hacen todo el camino descalzos (no han usado zapatos en su vida y tienen unos pies durisimos y anchisimos) y cargando con todo el peso en "mochilas" hechas de arboles como esta:



El primer dia, despues de 2 o 3 horas de trekking, llegamos a la casa de la primera familia, la familia de Aman Tiru. Este no es su nombre original, pero en esta tribu, cuando una pareja tienen hijos, los dos adoptan el nombre del primer/a hijo/a, y se le pone delante "Aman" (padre) al padre, y algo que no recordamos a la madre; asi que Aman Tiru quiere decir "padre de Tiru". Aman Tiru y su esposa tienen mi edad y ya tienen 3 hijos: una de 12 anyos que vive interna en el instituto que esta en otra isla (ya que antes hacian vida en el pueblo del gobierno, del que hablaremos mas adelante), y cuando murio el padre de Aman Tiru decidieron venirse a casa del padre en la selva para cuidar los cerdos que tenia el padre y hacer pura vida Mentawai. Tambien tienen un ninyo de 6 anyos y una ninya de 4. Esto de la edad, lo decian por decir, ya que ningun mentawai sabe que dia nacio, y ni si quiera en que anyo, pues no tienen ninguna celebracion que les senyale que ha pasado un anyo. Por ejemplo en la tribu de los Mompa, aunque no saben que dia del anyo nacieron, si que celebran el anyo nuevo tibetano, asi que saben que ha pasado un anyo mas. Pero en los Mentawai, el tiempo es muy relativo, y siempre se echan mas anyos de los que realmente deben tener.
Aman Tiru es un "Medicine man", el doctor se podria decir. Se ve que para formarse, han de ir con otro medicine man, pagarle los cerdos que le pida, y pasar 3 meses de formacion: 1 mes consiste en dormir separado de la esposa, el otro en aprender que debe hacer, y el ultimo en aprender "los tabues", que es lo que no puede hacer. Asi la verdad que da muy poca confianza un doctor...De hecho hay muchos mentawais que lo son, y hemos estado en situaciones en las que alguien de la aldea tenia una fea herida, o un ninyo que tenia fiebre, y los medicine mans sin hacer nada y pidiendonos a nosotros si teniamos medicinas. Ademas, los mentawais tienen la creencia de que si no se le paga al medicine man, no funcionan los remedios, asi que solo recurren a el cuando tienen algo muy gordo. Aman Tiru era un tio super autentico, y solo le faltaba por hacerse los tatuajes tradicionales. 
En casa de Aman Tiru vimos como viven única y exclusivamente de lo que la selva les da. Allí todo lo que necesitan, lo encuentran. Como dice la canción de “El libro de la selva”: MAMÁ NATURALEZA TE LO DA…Así, en cuanto vieron que teníamos dificultades para subir a la casa por el tronco que tenían, cortaron unos cuantos palos y nos construyeron una barandilla en cuestión de segundos.


Aquí nos enseñaron también el proceso del sagú. El sagú es, en definitiva, EL ARBOL DE LA VIDA.  Es como una especie de palmera que aprovechan para todo. Del tronco sacan la base de su alimentación, y de las hojas hacen los tejados de las casas y mochilas para transportar cosas. Nos llevaron a ver como se hace todo el proceso para preparar el sagú que comen. Primero cortan el tronco y lo “rayan” con un tablón con pinchos sacado de otro árbol.



El polvo conseguido, lo ponen en una especie de mochila para llevarlo a la “maquina” del sagú.



Entonces el mentawai se sube a una plataforma encima del rio, donde ha puesto el polvo del sagú, va tirando agua del rio y lo va pisando como si fuera a sacar vino.



De ahí, va saliendo un polvo más fino que se va colando y va cayendo por esta “máquina”, toda construida a partir del árbol del sagú. Al final el polvo reposa debajo del agua, lo sacan y lo dejan secar, y ese es el alimento que comen.



¿Y como se lo comen? Pues van poniendo el polvo de sagu en hojas alargadas también del árbol del sagu, las cierran con mucha gracia, y lo ponen encima del fuego. Luego abren la hoja y se comen el sagu de dentro, que ha quedado como un churro un poco duro y un gusto bastante insípido.





Ellos parece que tienen una relación amor-odio con el sagú, porque es la base de su alimentación, pero es cada día lo mismo. Cuando comíamos sagú con ellos, nos repetían “Mananam sagu” (delicioso sagú), pero a la vez estaban esperando a ver qué comida nos sobraba para comer nuestra comida. Esto era un poquito incómodo, ya que los guías cargan con comida y todo lo necesario para cocinar durante estos días, y nos hacían pancakes para desayunar, noodles, arroz con verduras, etc. El guía siempre cocinaba comida de sobras, pero nos servían primero a nosotros, nos hacían comer antes y repetir lo que quisiéramos, y cuando acabábamos comían ellos y les daban también a los mentawais, que comían con devoción. Esto nos hacía sentir mal, y fue una “lucha” hacerles entender que solo nos servíamos un plato y que queríamos que comieran todos a la vez nuestra. Vimos que hay muchos días que comen algo de sagú, pero que hay alguna comida del día que se la saltan o comen cuatro frutos pequeños como una cereza y muy ácidos que algún niño ha recogido por ahí. O algún día alguien caza un pequeño pájaro, lo ponen al fuego directamente y se lo comen los niños a bocados, cabeza, patas y plumas incluidas. Así que, no se mueren de hambre, pero algo de hambre sí que pasan. Y como ya os dije, algunos tienen cerdos y pollos, pero sólo los matan cuando hay alguna celebración, que son: bodas, inauguración de la casa, un mentawai se convierte en medicine man, o un enfermo se cura (reciben a los buenos espíritus).  Y mira que estuvimos en casa de un medicine man que tenía cerdos para alimentar a toda la población durante años!!!  Y a veces van a cazar, pero son excursiones de una semana por la selva para a lo mejor volver sin nada.

Para acabar con el proceso del sagú, cuando ya lo han aprovechado todo, hacen dos cosas: una es rajar el tronco, ya que el tronco conserva el calor durante 3 meses, y así vienen las polillas y ponen huevos. Cuando nacen las larvas se las comen vivas, y esa es la proteína que comen. Y la otra cosa es cortar el tronco en pedazos y dárselo a los cerdos, que también les alimenta. Lo de cortar el tronco lo vimos como una de las cosas más duras, pues lo hacen con el machete, luego han de aplanar el camino para llevar los pedazos al río, y allí conservan los trozos y los van a buscar cuando necesitan alimentar a los cerdos. Los trozos son gigantes!!


 
Y como los mentawai siempre llevan al hijo (los padres) y a la hija (la madre) para que aprendan a sobrevivir en la selva, pues el hijo de Aman Tiru imita a su padre y le ayuda:



El hecho de ver el trato de los padres con los hijos nos sorprendió mucho. Los niños van con los padres a todas partes, y mientras los padres trabajan ellos están allí mirando tranquilos, ayudando cuando se les pide, o jugando con el machete o subiendo por los árboles. Cuando hacen cosas así, que nosotros veríamos muy peligrosas, los padres pasan absolutamente, nunca les dicen “esto no lo hagas”, así que los niños saben que nunca reciben la atención de los padres por hacer cosas mal hechas, y crecen con la seguridad y la autonomía de saber que los adultos confían en ellos y que son ellos los que deben encontrar sus propios límites. La otra cosa curiosa es que aún no teniendo ni un juguete, juegan, como cualquier niño,  a imitar a los adultos. Así que juegan a ser medicine man o a hacer arcos para ir a cazar :
 


En casa de Aman Tiru pasamos 2 noches, durmiendo en el suelo como veis de fondo a Jordi en la foto anterior, lo que los tres metidos debajo de una mosquitera. Todos los mentawais duermen así, y tienen mosquitera porque hubo una campaña por parte del gobierno para concienciarlos sobre la malaria, ya que había una alta tasa de mortalidad a cause de esto,  y repartió mosquiteras a todas las familias. Así que todos los días que estuvimos en la selva, dormimos en el suelo (aunque yo me llevé mi esterilla), lo cual ya es durillo y se va sumando al cansancio, y con todos los ruidos de jungla, cerdos y gallos pasando por debajo del suelo donde dormíamos (ya que las casas son alzadas). Aun así, he de reconocer que lo que se me hizo menos llevadero al final de los 10 días, fue la falta de intimidad, ya que ellos, como muchos asiáticos, viven así. La casa es una cuadrado de madera sin habitaciones, así que están todo el día viéndose y mirándose las caras. Y ahí me di cuenta de que nosotros sí que tenemos momentos de estar solos, o de estar en tu habitación, o leyendo un libro, o mirando el ordenador…Pero allí no hay nada de eso, así que la interacción es continua, y el estar rodeado de gente también. Y además hay muchas horas de no hacer nada, solo estar allí sentados y tampoco hablando, pues necesitábamos traductor siempre. Esto fue lo que se nos hizo más largo. Ah!! Y también el hecho de estar rodeado de humo de tabaco constantemente!

Para acabar en la casa de Aman Tiru, os explicaré dos anécdotas curiosas. Allí el guía va sacando tabaco y azúcar para hacer cafés y tés, y van viniendo todos los vecinos a ver qué pillan, claro. Nosotros también compramos caramelos e íbamos sacando en cada casa, y la bolsa duraba un visto y no visto. Pues en esta casa se nos ocurrió sacar un paquete de lomo embuchado como nuestro tesoro más preciado, en un acto de generosidad absoluto (sobre todo para Marta y para mi que amamos tanto el embutido), y empezaron a poner caras raras, a pasárselo de uno a otro sin si quiera probarlo…No comieron ni una rodaja!!! Y mira que les explicamos que es cerdo, y ellos comen cerdo, pero debían flipar con que no se cocinara y con que saliera de un plástico!! Luego sacamos una bolsa de pipas y esto ya fue otra cosa. Empezaron a hacer unas caras buenísimas y se las jalaron en un minuto!!

Y para despedirnos, Jordi hizo algo de magia por primera vez con los mentawai, cómo reaccionarían?? Pues muy bien!! Entendían que es un arte y lo disfrutaban como tal, y a la vez les encantaba, pues aunque el Medicine Man tenga su magia también, este estilo nunca lo habían visto:






Al tercer día nos despedimos, e iniciamos un trekking de unas 6 horas. Aman Tiru se puso todos sus abalorios para demostrar que es un Medicine man, y se vino de porteador, cargando en una mochila mentawai un montón de quilos, descalzo todo el camino y sin ropa, y con el niño de 6 añitos, descalzo y andando sin rechistar con más energía que nosotros y que su propio padre.





Hicimos una parada en el pueblo del gobierno, donde Aman Tiru tiene otra casa, para comer allí. A simple vista estos pueblos parecen mucho mejor opción que vivir en la jungla, ya que hay carriles asfaltados para motos (coches no existen en toda la isla), están cerca del hospital y los médicos comunes, tienen escuelas para los niños y acceso a otro tipo de comidas. El problema es que los creó el gobierno con la excusa de que así los niños tendrían escuela gratis y un futuro mejor que viviendo en la jungla, pero la realidad es que lo que buscan (quizás también aparte de lo que acabo de comentar) es islamizar a la población. Son escuelas musulmanas, mientras que los mentawais son animistas, y así los van convirtiendo al islam. Además, el gobierno, como muy musulmán que es, veía inapropiada la manera de vestir de los mentawai, que van casi desnudos, y veían peligrosa la figura del Medicine Man, así que querían prohibirles vestir así, y querían prohibir los medicine  man. Lo que han ido viendo que los mentawais se oponían, y que empezó a venir a turismo precisamente para conocer toda esta cultura…así que como el dinero lo arregla todo, les empezaron a decir que no pasaba nada, que podían hacer lo que quisieran. Lo malo de estos pueblos es que no hay nada que hacer, no hay trabajo para todos, y está prohibido  tener cerdos en el pueblo. Así que, aunque el gobierno les regaló la casa, se ve bastante pobreza a la hora de vestir y de comer, pues aquí sí  que muchos ya nada más que comen sagú. Nos dio la sensación de que transmitían más tristeza la gente de estos pueblos que los mentawai de la jungla. Lo que sí que están consiguiendo es que ya no se vean mentawais de 40 años hacia abajo, tradicionales sólo quedan los mayores de 40 años, y pocos casos más, pero las nuevas generaciones ya se visten normal, han vivido en el pueblo del gobierno y no saben cómo sobrevivir en la selva. Así que nos dijeron que esta tribu se estaba extinguiendo, así que quien quiera conocerlos que se de prisa!!

Vinieron muchos niños y adultos a chafardear en esta casa y también a ver qué pillaban, y Jordi les hizo un show, en el que se fueron sumando niños rápidamente. Estaban alucinando!! Y hay tantas fotos buenas de este momento, que he tenido que poner varias:







Acabamos el trekking cuando llegamos a la zona donde vive la familia de Mateus, el guía. Aquí vivía un montón de gente y de niños, 3 generaciones en total. Y fue le primer lugar donde vimos a una mujer mentawai tradicional, pues solo van así las mayores y van semi desnudas también. Aunque como los hombres, son bajitas, delgadísimas y fibradísimas.  Esta casa estaba al lado de un río (todos montan la casa cerca del río) limpísimo y transparente, así que nos dimos bastantes “duchas” mientras estuvimos allí. La señora de esta familia (imposible acordarme del nombre), nos enseñó a pescar, pues así como los hombres se encargan de la caza, cortar el sagú, los cerdos y las gallinas, las mujeres se encargan de cocinar, limpiar y pescar. Para ello, lo primero que hay que hacer es cortar hojas de plataneros para hacerse una falda de pescar, ya que dicen que así los peces piensan que son hojas sobre el río y no se asustan. Así que nos fuimos con ella por la jungla machete en mano, hizo caer un platanero entero a machetazos y cogimos cada una una hoja. Luego había que cortar la hoja para hacer la "faldita":




Y así de monas quedamos:



Lo de la pesca tiene una técnica para poner la red y mover piedras, y se cogen una especie de gambas de río y unos peces muy pequeños, y súper poca cantidad. Lo que se va cogiendo se mete en una caña de bambú:





Y también es muy típico que salgan a pescar de noche, con una antorcha, pero no pescó nada:




En esta familia también son muy tradicionales, y vimos por primera vez los dientes tallados de punta porque les parece más estético:





Vinieron los padres de Mateus, que son los que salieron en el programa de “Perdidos en la tribu”, y la cara del hombre sí que me sonaba!! Siguen con la misma vida que antes, no sé ni si les llegaron a pagar con algo, y al preguntarle que si le gustó España, me dijo que mucho, pero que ahora qué podía hacer él??




En esta casa, al ser tanta gente, han tenido muchas celebraciones, cosa que muestran con las calaveras colgadas por la casa. Cada animal que han matado para celebrar algo, lo tienen allí expuesto, lo cual es bastante macabro pero alegre a la vez, pues coleccionan alegrías:




(esto es solo una pequeña muestra para que las veáis de cerca, habían cientos de ellas)

Para despedirnos, Jordi siguió con su tour mágico en las mentawai, e hizo otro show para la familia:




(Esta es la cara de la mujer cuando vio que le habia entrado una moeda en su mano!)


El quinto día, hicimos otras 4 o 5 de trekking y llegamos a otra zona de casas, donde vivían los hermanos del padre de Mateus. Quedan 3 vivos en esa zona, y son súper ancianos. Ya no les queda nadie, pues están viudos y los hijos están el pueblo del gobierno, así que vive cada uno solo en su casa, se van visitando, y al anochecer se pegan cuatro gritos a modo “Estoy bien”. Aquí nos llevamos una gran sorpresa, resultó que este hombre es el MAGIC MAN de los mentawai. No sabemos ni cómo ni por qué, este hombre se aficionó a la magia y se lo ha currado mucho!! Dejó a Jordi actuar primero, y pensábamos que él solo tendría un truquito y mal hecho, pero la sorpresa fue que el hombre tenía hasta una buena rutina, empezando de los juegos más fáciles a los más impactantes, y todos hechos con un trozo de cuerda, ya que es el único material que puede conseguir allí. Nos reímos mucho con este hombre, pues era un abuelo con espíritu de niño travieso, pasamos una noche espectacular:







 (Esta es su cara de "Pillo" mientras nos escondia un truco...jeje)

Al día siguiente nos enseñó a preparar veneno, que es una loción para las flechas que disparan con el arco a los animales que van a cazar. Todos los ingredientes los recoge de la jungla y lo prepara con sus rudimentarios instrumentos:






















Aquí hay una anécdota graciosa que contar. Como veis en la foto, lleva un reloj puesto, al igual que muchos mentawais que los han sacado de turistas que los visitan. Evidentemente, ellos lo ven como algo decorativo que llevar y no tienen idea de las horas. Así que le preguntamos que qué hora es (eran las 10’30) y nos dijo: las 7!! Al más puro estilo niño de infantil!! De hecho, la mayoría de cosas y los tatuajes que llevan, no lo llevan por ninguna razón, si no por pura estética!! Y es lo más desfasado que hemos visto para nuestros ojos occidentales: abuelos  con melena, llenos de tatoos, pendientes, collares, pulseras, diademas, flores, dientes afilados…Y este hombre llevaba unos dientes metálicos que se había construido él…No quisimos indagar más!!!

Nos despedimos con pena de este gran personaje, y aquí nos separamos nosotros de Marta, ya que ya llevábamos 7 días, y aunque podríamos haber aguantado más, ya nos fue suficiente, ya era todo muy repetitivo, pero Marta quiso seguir un par de días más, así que ella se fue con Mateus y un portador, y nosotros con los otros dos porteadores a una casa que ya estaba más cerca del final. Era otro hermano de los anteriores, que vivía con los hijos y la mujer, este también era un cachondo, pero no tenemos fotos porque nos quedamos sin batería. Nos fuimos con él a cortar troncos de sagú para los cerdos, y fue increíble como este anciano podía cargar con ese tronco como si nada!!! Jordi cargó otro y pasó el peor rato de su vida…

Al día siguiente volvimos a coger la barquita para ir por el río hacia el pueblo del gobierno, a la casa de uno de los guías, donde nos quedaríamos un par de días a esperar a Marta. Aunque podíamos irnos solos a pasear y a comer por ahí, la situación de casa sin intimidad y dormir en el suelo no varió para nada…Pero al menos ya no caminábamos sobre el barro y los troncos!!

Allí Jordi también hizo magia para finalizar su tour mentawai, y pasamos un rato divertido:


 (Esta es una mentawai viviendo en el pueblo del gobierno)




Y cuando llegó Marta a los 2 días, esperamos al día siguiente para coger el ferri y nos despedimos. En este ferri fuimos un poco más vivos, y Jordi desconectó sin que nadie lo viera el altavoz por el que a las 4 de la madrugada sonaba la llamada al rezo musulmana. Creo que hizo un favor a todos los allí presentes!! Y dormimos como si fuera un hotel de lujo!!

Sin duda este apartado ha sido uno de los platos fuertes del viaje hasta el momento. Ya no solo por lo pintoresco sino por las reflexiones a las que me ha hecho llegar. En primer lugar  me ha hecho ser consciente de que la mayoría de los viajeros buscamos sitios “por descubrir”, sitios donde no haya turistas. Este hecho nos hace llegar lugares como la tribu mentawai. Lugares aun muy vírgenes a lo referente al contacto con el exterior. Todo y que demuestran una fuerte cultura que les sustenta en la dura vida en la selva, también comprendí lo frágiles que pueden llegar a ser al contacto externo. Así como nosotros decidimos coger un bus eterno, un barco infernal, i caminar horas y horas entre el fango para ir a conocer esa cultura, ellos no deciden en ningún momento relacionarse o no con gente de fuera. De hecho creo que no tienen ninguna curiosidad. Al no tener electricidad, nadie les avisa de nuestra  llegada, llegamos e irrumpimos en sus vidas cotidianas como si estuviéramos en nuestro derecho. Evidentemente ellos “se alegran de nuestra llegada” más que por la oportunidad de compartir de un intercambio cultural, se alegran porque saben que con nosotros llega la abundancia de azúcar, tabaco y algo de comida a la que ellos o tendrían acceso si no fuera por nuestro interés en llegar a los sitios más recónditos. Aunque intentes ser lo más respetuoso posible con su cultura i tradiciones, el hecho de que lleguemos allí es un impacto del que no estoy seguro queden intactos. No es fácil explicar. Por ejemplo, como habréis leído anteriormente, ellos se alimentan en un 99 por ciento de SAGÚ, i no paran de repetir lo bueno que es. En realidad no les queda otra que tomárselo de esta manera pues no tienen ninguna posibilidad de comer otra cosa. Al estar nosotros en la casa de  Aman Tiru, muchas veces ofrecíamos nuestro almuerzo a los niños, que estos devoraban con pasión. Al cabo de unos días vimos como el sagú pasaba a un segundo plano, nos miraban esperando que ofreciéramos nuestro plato, tienen el sagú en la mano hasta que llegaba la “otra “comida. Momento en que no dudaban en tirar el sagú de escondidas.  Y lo mismo pasaba con objetos como un peine o una goma del pelo, sin los que hasta ahora habían estado bien, pero al verlos nos pidieron que se lo diéramos. Evidentemente, nosotros les daríamos todo, como por ejemplo la esterilla para que duerman más cómodos, pero cuando esa esterilla se rompa, ¿dormirán de nuevo igual de agusto que antes en el suelo?; esto me hizo llegar a la conclusión de que nuestra estancia allí les empezaba a crear necesidades que no tenían, y la clave de la felicidad es no desear lo que no tienes.

Entonces, retomando la reflexión en la que estábamos, pienso que aunque la globalización ya es imparable, hay zonas a las que el turismo  no debería llegar. Ellos no lo han elegido. Porque aunque intentemos ser viajeros respetuosos, a la que empieza a haber un turismo en masa en lugares que no están preparados para soportar un inmenso número de gente creando residuos y demás, nos cargamos ese lugar: lo empezamos a ver sucio, contaminado, la población local se corrompe….en fin, YA NO ES AUTÉNTICO. Es un turismo colonizador, que acaba haciendo que los locales vayan perdiendo su cultura y se vayan adaptando a las demandas del turista. Esto lo vimos en algún país como Laos, y verdaderamente es lo que está pasando en todo el sudeste asiático, que lo hemos reventado, literalmente, y ahora ya la gente empieza a no querer ir allí. Y estamos detectando, que esto mismo va a acabar pasando con Indonesia, que ahora se empieza a poner “de moda”.

Y luego también me viene la reflexión, con esto de ir a ver tribus, si no es un poco como ir a ver animales de circo. A ver si me explico, es como si ahora llegaran extraterrestres y vieran que vivimos de una manera muy curiosa, irrumpen en tu casa y te siguen al trabajo, a ver cómo cocinas, cómo conduces…Y a todo esto te van tirando fotos. A mi no me haría gracia ninguna. Y a ellos realmente tampoco, pero como ellos tienen necesidad de tabaco y azúcar, pues nosotros nos aprovechamos ofreciéndoles eso para que ellos participen en esto y se dejen fotografiar; pues el guía ya deja bien claro que no fotografiemos a ningún mentawai al que él no haya dado tabaco antes.

Estas reflexiones ya me empezaron a abordar cuando estuvimos en el norte de India con la tribu de los mompa, y con esto han acabado de tomar forma. No quiero decir que mis reflexiones sean una verdad absoluta, simplemente dejo un debate abierto al que todo viajero que se ha movido bastante acaba llegando…El tomar consciencia de cómo afecta nuestra presencia y nuestra curiosidad un tanto “egoísta” .

HASTA EL PRÓXIMO CAPÍTULO!!!






9 comentarios:

  1. Hola Chicos! Me encanta vuestro blog, su estilo desenfadado e informativo y oir de vuestras peripecias por el SE asiático. También recordar mi periplo con los fabulosos Mentawai a través de tus palabras asi como rememorar nuestra bella isla y las salidas en kayak, fiestas y demás. Espero ansioso leer los sufrimientos en el Rinjani (duro, eh! ;-)) y os deseo todo lo mejor para el viaje,
    Visca tot!
    David

    ResponderEliminar
  2. EEEIII David!! Tu fuiste el inspirador para decidirnos por probar esta experiencia mentawai...Y te damos las gracias!! Para el Rinjani aun quedan un par de capitulos, ya veras nuestras caras de sufrimirnto (mas que nada la mia!), jaja!!! A ver si en tu viaje del invierno que viene te vienes a vernos!!! Y si no esperanos por tu tierra que para alla iremos seguro. VISCA TOT!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola chicos,
    Hemos estado mirando vueatro post sobre los mentawai y nos parece una experiencia bestial. Nosotros qieremos hacer el treking también pero nos falta algo de info para decidirnos.
    Podríais decirnos en que guesthouse estubísteis en Padang para contactar con Mateus y cual fue el ptecio que pagasteis?
    Os dejo mi mail por si quereis ayudarnos mireiags81@gmail.com
    Muchas gracias de antemano.
    Mireia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mireia!! Ahora mismo te envio un correo!!

      Eliminar
    2. Hola viajeros!, Me ha encantado vuestro relato. Me gustari tener el contacto del q hablas tan bien(Mateus) y del alojamiento también y si me dices q precios son los normales, te lo agradeceria.
      Mi correo : mangelsh@yahoo.com

      Gracias y saludos desde Bukik lawang

      Eliminar
  4. hola nois! Me ha gustado mucho vuestro blog, si puedieras mandarme el contacto de mateus y de la ghesthouse y por cuanto os salio. me hariais un gran favor. keko8326@gmail.com. muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. hola nois! Me ha gustado mucho vuestra aventura, si puedierias mandarme el contacto de Mateus y de la gesthouse y por cuanto os salio, os lo agradecer'ia much'isimo

    Un besset y muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angel!! Qué tal??
      La guesthouse en Padang se llama Briggite's guesthouse. Tiene dormitorios y habitaciones dobles (mucha variedad de precios dependiendo de las comodidades de la habitación), la lleva Brigite (indonesia) y Bruno (un chico frances). Si vas diles que vienes de parte de Jordi (el mago de Barcelona!!).
      El guía (Mateus) tiene este móvil propio: 085264137645. Si lo llamas desde fuera de indonesia, diría que el prefijo del país es el +62. Si no contesta o da apagado insiste, con su vida en la selva es difícil tener cobertura!!
      A nosotros nos cobró 10.000.000 de rupias entre los 3 por los 10 días. Son unos 640 euros, osea unos 215 euros por persona. Si lo piensas, te sale a 20 euros por día todo incluïdo!!! Es muy barato. Y cuando ves la de ayudantes que lleva, y lo bien que se come (para estar en medio de la selva), aun ves mas ridículo el precio. En el precio se incluye el tabaco, el azúcar...El se encarga de todo. Nosotros solo compramos bolsas de caramelos, te aconsejo que lleves. También nos ajustó más el precio porque al ser 10 días y 3 personas, nos hubiera salido muy caro si lo hubiéramos hecho al precio que cobra por 3 días...
      Espero haberte ayudado, disfruta de la aventura y espero que me la cuentes al acabarla!!
      Un abrazo!!

      Eliminar