lunes, 2 de junio de 2014

CAMBOYA: ISLAS CRISTALINAS Y ANGKOR

Hola lectores!!
Me pongo a escribir con el subidón de acabarme de enterar de que en España el Rey ha abdicado...ojalá sea el final de la monarquía, que ya va tocando!!
Bueno, después del duro post anterior, éste va más de placeres, sobre las islas paradisiacas de Camboya y la visita a otro "Patrimonio de la humanidad", los templos de ANGKOR.
Después de estar en la capitalde Camboya, nos dirigimos a Sihanoukville, la ciudad desde donde salen los ferrys hacia las islas de Camboya. Esta ciudad en sí no tiene gran cosa, está totalmente adaptada al turismo, llena de guesthouses, hostales, restaurantes de todas partes del mundo y sitios para salir de marcha. Lo que más se ve por allí (refiriéndome a gente que se quede en este pueblo), son jovencitos emborrachándose cada noche. Pero si vas a las islas, alguna noche has de dormir allí!!
Camboya tiene unas cuantas islas, pero decidimos ir a la isla llamada "BAMBÚ ISLAND", porque otro viajero nos dijo que había estado allí hacía unos meses y que era una isla muy bonita, pequeña y poco habitada; pues la mayoría de gente iba a KOH RONG, la isla más grande de todas. Cuando llegamos allí, fue un poquito decepcionante, la isla tampoco tenía nada muy especial, la playa estaba sucia y nos dijeron que habían cerrado todos los bungalows y que allí ya no se podía dormir, porque estaban en proceso de construir un "resort". 



















Así que tuvimos que coger nuestras mochilas de vuelta, e ir a pasar otra noche a Sihanouckville...que no queríamos hacer "el guiri"?? Pues toma!! Tuvimos que volver con todos los "guiris" en el barco, hacer la excursión que ese barco hacía durante todo el día, gastar otra noche en sihanouckville y gastar en otro billete de barco para ir a isla!!

Después de esta experiencia, decidimos ir a la más grande y turística: KOH RONG, pues en esta seguro que el alojamiento no fallaría...Y lo que también descubrimos allí es que si va todo el mundo allí, es por algo!!! La isla es preciosa y tiene las playas más paradisiacas que habíamos visto nunca!




Esta es la playa que se encuentra donde el puerto, nada más llegar. Aunque tiene todas las guesthouses y bares de fondo, la playa es preciosa, de arena blanca, agua cristalina y azul que se une con el color del cielo. En ella también encontramos animales como esta súper estrella de mar, el añorado búfalo de agua (que por cierto aguanta un montón debajo del agua) y cangrejos y la misteriosa manera de hacer agujeros en la arena, sacando sólo arena oscura (cuando la arena es blanca) y haciendo estos churros con forma de caca de la "Arale" que resisten perfectos debajo del agua y al oleaje.


 A parte de esta playa, hay otras a 10 minutos rodeando la isla que también son preciosas y totalmente vírgenes y solitarias. Y otra, que se llama LONG BEACH y es la más famosa, a la que se accede caminando por la selva 1 hora, en barco, o en kayak. Nosotros decidimos alquilar un kayak (que tanto nos gusta) e ir a descubrirla. La excursión fue de unas 2 horas y fue genial, pasamos por encima de corales y por aguas azules y verdes intensos:





Aquí fue cuando descubrimos la playa, 7 km de arena blanca y agua completamente transparente. Además, sólo tiene en la punta unos 12 bungalows que tampoco son caros para estar en ese paraíso, van de 20 a 30 dólares. 
Aunque llegamos agotados del kayak, tanta belleza nos dejó anonadados. Es la playa más bonita y espectacular que habíamos visto nunca, y por más fotos que ponga, nunca harán justicia a la realidad de lo que nuestros ojos veían.




Después de unas horas, entre comer, baños y refugiarnos en la sombra, volvimos con el kayak sabiendo que volveríamos a esta playa a quedarnos por unos días. Hay tanta playa solitaria, que decidimos alquilar una tienda de campaña para plantarla por allí debajo de un árbol y quedarnos allí unos días. Hicimos la excursión caminando (al final hay una bajada por rocas de unos 15 minutos un poco peliaguda), y empezamos a caminar por la playa buscando un buen sitio donde plantar la tienda. Caminar por allí era bien duro, pues la arena es tan blanca que el sol refleja bastante y hace muchísimo calor, y encima apareció un factor con el que no contábamos: las sandflies. Os las presento: mosquitas diminutas que viven en la arena de las playas, que necesitan de la sangre humana para poner huevos. No pican como los mosquitos, muerden!! Aunque poniendo un veneno para que no lo notemos y así puedan extraer toda la sangre que necesitan, ya que la picada real dura 2 minutos. Cuando se van, te dejan un agujerito (herida), así que tienes la roncha y una costrita. La picada pica muchísimo, y dura como 2 semanas en desaparecer!! Estas son ellas...Sólo sirve para repelerlas el aceite de coco, cosa que hasta ahora no sabíamos. Además nos encontramos a una pareja que dormían allí, y nos dijeron que en la tienda es imposible dormir por el calor que hace, estás como en una sauna. Así que tan valientes como íbamos, acabamos el día insolados, cansados y requetepicados...Y esperando con ansia el barco que te lleva a la playa principal, y deseando coger una habitación con ventilador y darnos una ducha...


El otro día, como estuvimos todo el rato en el agua o en el kayak, ni nos dimos cuenta de las sandflies, pero este día vimos que lo que pensábamos que era el paraíso, no lo era, y además, cuando nos alejamos de la zona de los bungalows (donde están los pocos turistas que hay), la arena de la playa empezó a estar muy llena de basura (estilo camboyano). Aun así, teniendo la precaución de comprar aceite de coco que venden en la playa principal, recomiendo a todo el mundo que vaya a Camboya ir a visitar esta playa tan preciosa...Pero no dormir en la playa (sí en los bungalows). Así que a la vuelta, nos fuimos a tomar un shake de estos que hacen en esta isla que están bueníííííísimos!! Son de toda la fruta que quieras, leche normal, leche condensada, chocolate, galletas...Éste era de gragon fruit con leche condensada:

Después de 4 o 5 días en esta isla, cogimos el ferry  y fuimos a la isla de enfrente, mucho más pequeña y tranquila. En la que habéis visto hasta ahora, Koh Rong, en la zona del puerto (la más barata), hay bastante ruido, entre bares musicales nocturnos y obras de construcción por el día. Se está haciendo famosa, así que no paran de construir más hoteles, e incluso oímos que quieren construir resorts de lujo, un aeropuerto, una carretera, y un campo de golf!! Así que ahora es un gran momento para ir, ya que todavía en la isla no hay carreteras, ni coches ni motos, y está la selva y todas las playas muy vírgenes. Y además, aun quedan muchos locales vivendo allí haciendo su vida tranquilamente. Si se sale de la playa del puerto, hay otros bungalows mucho más silenciosos y tranquilos, pero más caros.
La otra isla es KOH RONG SANLOEM. Básicamente, tiene una calle donde viven todos los isleños, que tienen habitaciones muy sencillas en sus casas para alquilar. Allí solo hay electricidad de las 18'00h a las 23'00h, y no hay internet en toda la isla, así que desconexión total. Y tampoco hay agua corriente, la recogen cada día de unas tuberías que vienen del río al centro de la calle principal. Como mucho éramos 20 turistas en toda la isla, y la mayoría de los que van allí son voluntarios haciendo algún proyecto, como plantar coral debajo del mar. Es un lugar genial para estar tranquilo, conocer locales y ver la vida de allí. Es una vida tranquilísma, los ves todo el día tirados en las hamacas, con un montón de niños descalzos por la arena haciendo y deshaciendo a sus anchas, jugando a volleyball por las tardes, y saliendo a pescar de vez en cuando. 
En las siguientes fotos podéis ver las sencillas casas, las originales barquitas hechas de placas de porexpan atadas con las que mandan a los niños a pescar, y las tranquilas tardes jugando a volleyball.





En Koh Rong Sanloem, cada día estábamos solos en la playa. La playa no es el típico paraiso de arena blanca y agua azul espectacular como la otra, pero también tenía mucho encanto. La arena es más amarilla, el agua sigue siendo absolutamente cristalina, y hay más vegetación cerca de la playa (lo que quiere decir, buena sombra), y lo más importante: NO HAY SANDFLIES!! 

En esta isla, se disfruta de un silencio agradable y de una tranquilidad total, sobre todo en las puestas de sol tan increibles y multicoloridas que desde allí se ven:




Después de tres días de desconexión total en esta isla, cogimos un hotel bus para ir hacia Siem Riep, la ciudad donde se encunetran los templos de ANGKOR. Estos buses hotel, son como una cama individual un poco corta, con sábanas, almohadas y cortinas para tener intimidad. Venden 2 tiquets por cama, así que me planteo si viajas sólo, cómo debe ser tener que dormir con un desconocido en una cama tan enana donde te tocas por todas partes!! Lo bueno es que puedes ir estirado y dormir y descansar; y también ver todo el paisaje estirado en una cama! Aunque son un poco más caros que los normales, a nosotros nos compensa, que ya empezamos a tener una edad!!
Para ir a ver los templos de Angkor, se puede ir con tuctuc o en bici (pero hace un calor insoportable durante el día). Nosotros quedamos con un conductor de tuc-tuc a las 5'00 de la madrugada, para ver amanecer desde los templos.


Después fuimos haciendo las pertinentes paradas para ver todos los templos. 




Para visitar Angkor, venden entradas de hasta 3 días, pero la verdad que si vas sin guía, y tampoco eres una persona muy motivada en  estos temas, con sólo una mañana ya está todo visto. No nos pareció algo tan impactante como lo son por ejemplo las pirámides de Egipto; pero está claro que si se está en Camboya, hay que visitarlo. 
Nos llamó mucho más la atención toda la naturaleza que rodea los templos, y cómo ésta se ha ido comiendo todas las estructuras. Aun así, se ve que durante muchos años fueron totalmente olvidados (sobre todo en los años de los jemeres rojos) y ahí sí que la naturaleza lo había devorado todo. Luego retiraron mucha parte de esa naturaleza para la conservación de los templos, pero tuvieron que dejar buena parte de ella. Ahora lo más impactante es el famoso templo de ANGKOR WAT. 




  

Siem Riep es una ciudad ultra turística, llena de hoteles, restaurantes, centros de masajes, tiendas y mercadillos de ropa nocturnos, y discotecas. Así que aprovechamos, y nos fuimos a cenar a un restaurante japonés (después de 8 meses sin probarlo!!) y a darnos un masaje en uno de esos típicos centros al estilo tailandés.


 Hasta la próxima familia!!!!











2 comentarios: