domingo, 25 de mayo de 2014

CAMBOYA: capital y campos de exterminio.

Hola familia;
en este capítulo hablaremos de la capital de Camboya y de parte de su cruel y reciente historia, hasta entonces desconocida para nosotros.
Después de nuestra aventura en Ratanakiri, tomamos un bus de 11 horas a la capital de Camboya, Phonm Penh. El viaje fue un infierno, pues como bien expliqué que son forofos del karaoke, fueron 11 horas con la televisión emitiendo canciones de karaoke a todo volumen que para nosotros sonaban igual, y para los camboyanos debía ser un buen momento para practicar. Cuando variaban del karaoke, ponían un programa de humor en el que se pasaban en rato gritando. 
Cunado llegamos a esta ciudad, recibimos un gran impacto, pues nada tenía que ver con la zona que acabábamos de dejar. Había un montón de tráfico, edificios, discotecas, restaurantes...Y camboyanos súper modernos haciendo aerobic en el paseo del río.














Uno de los días lo dedicamos a pasear por esta ciudad, y cómo no, visitar el mercado. Aunque las visiones y los olores en estos mercados no son muy bonitos que se diga, siempre acabas saliendo habiendo decidido ser vegetariano, considero que los mercados son visita obligada para conocer la vida del país. Ahí van algunas fotos:
 El snack preferido del sudeste asiático...tienen buena pinta eh?!
 Las tiendas son como veis aquí, cada uno se monta una mesita o alfombra en el suelo y vende lo que tiene. Y nada de neveras!


 Esto son sapos despellejados vivos, así de cruel como lo estáis leyendo. 
 En los mercados es donde se ve la vida local.

Al día siguiente fuimos a ver los campos de exterminio (killing fields) y la cárcel-museo. No teníamos ni idea que había habido un genocidio camboyano y que había sido tan reciente.
Lo primero que hacen al llegar a los killing fields es darte una audioguía que te va explicando la sobrecogedora y cruel historia. Al ir cada uno con nuestra audioguía, se crea un silencio en toda la zona que aún te hace que sientas más la energía que ha quedado allí condensada.
En el año 1975, los jemeres rojos (Khmer significa camboyano), liderados por Pol Pot, tomaron la capital del país. Decían que Camboya era un país capitalista y feudal, y que ellos lo iban a convertir en un país comunista de extrema izquierda, solo de clase campesina. Así, decidieron empezar por asesinar a todos los intelectuales del país (profesores, abogados...),y también a todo aquel que veían que no tenía las manos endurecidas por el trabajo en el campo. 
Entonces decidieron que también se debía matar a toda la familia de cada asesinado, con tal de evitar una futura venganza. Con esto, mataron también a mujeres y niños. Y evidentemente, también mataron a todo aquel que suponían que iba en contra de su régimen. Su consigna era "mejor matar a un inocente por error, que dejar vivo a un culpable por error". Y como no querían que se supiera nada de lo que estaban haciendo allí, también asesinaron a todos los periodistas extranjeros que entraron en Camboya. Con todo esto, llegaron a la friolera de 3.000.000 de muertos, en un país de 8.000.000 de habitantes. ES CASI LA MITAD.
Destruyeron todas las escuelas, pues no querían que nadie tuviera conocimientos superiores, y la mayoría de los templos (es un país fervientemente budista), porque la religión, como en todo movimiento comunista, estaba prohibida. También arrasaron las ciudades y sólo dejaron campos, porque querían triplicar la producción de arroz para abastecer a todos los habitantes. Así, pusieron a todo el mundo a trabajar en el campo de sol a sol, dándoles dos sopas de arroz al día. En cada campo designaban a un capataz que debía de asegurarse que llegarían a una producción X, por lo que maltrataba a los campesinos en contra de su voluntad, ya que si no llegaban a esa producción, a él lo mataban. Murió mucha gente por no soportar esta dureza, y muchos bebés porque tenían a su madre trabajando en el campo y no la dejaban parar para dar de mamar al bebé.
En estos campos de exterminio (habían varios como éste en todo el país), traían a las personas que iban a asesinar con furgones y los ojos vendados, hacían agujeros enormes en el suelo y los iban matando uno a uno haciéndolos caer en las fosas. No los mataban con pistolas, pues resultaba muy caro gastar en balas, sino con un golpe seco en la cabeza hecho con alguna herramienta.



















En la foto de arriba se ven aún algunas de las fosas, el terreno estaba plagado, una fosa al lado de la otra con más de 100 cuerpos en cada una. En la de abajo se ven huesos y trozos de ropa que aun van aflorando a la superficie, pues aunque intentaron desenterrar a la mayoría, al final decidieron dejarlos descansar en paz.



















Los que trabajan hoy en día en el mantenimiento de este campo-museo, van recogiendo en unas urnas todo lo que aún a día de hoy van encontrando. Es escalofriante:





En la siguiente foto podéis ver un árbol en el que encontraron restos de sangre, carne humana, pelos y sesos. No sabian de que podia ser...Y al lado (siguiente foto), una fosa llena de mujeres desnudas y bebés. Por cómo estaban los cráneos de los bebésde la fosa, descubrieron que los cogían por los pies y les golpeaban la cabeza contra el árbol antes de tirarlos a la fosa.





En el siguiente árbol, y en muchos como este, colgaron unos altavoces a través de los que emitían canciones e himnos patriotas y revolucionarios a todo volumen, para que nadie pudiera oír los gritos e imaginar lo que pasaba allí. La música sonaba por todo el país día y noche, y la mezclaban con el fuerte y distorsionado sonido de generadores Diesel, para trastornar aun más a la población.


La última parada de la visita, es este monumento construido en honor a las víctimas. Aquí se recogen todos los cráneos, y en las plantas superiores, los huesos.





Por cómo estaban los cráneos, los forenses pudieron determinar qué tipo de armas usaban para asesinarlos: hachas, palos de bambú, azadas, bayonetas...




Y de hecho en algunos cráneos se puede ver el duro golpe que recibieron y el arma que causó la fractura (en este caso, la herramienta de la foto anterior):




Pero aun no acaba la crueldad, muchos no acababan de morir con el golpe, pero caían a la fosa igual, y luego los regaban con un ácido para que no hicieran tanto olor y los enterraban. No sé bien bien cuántos años tardaron en descubrir los killing fields, pero explican que era propio de una película de terror: el olor, montes abultados de tierra por los gases de los difuntos, huesos asomando...
Este genocidio duró hasta 1979, gracias a una intervención militar masiva vietnamita (país contra el que iba Pol Pot y al cual ataco numerosas veces). Los jemeres rojos, y Pol Pot en especial, se exiliaron en Tailandia, y Pol Pot no murió hasta los 73 años (qué injusto!!), siendo preso oficialmente del grupo que el habia fundado, por alguien que lo envenenó (quien siembra odio, recoge odio). Desde el 2006 y hasta día de hoy, se están juzgando a los lideres supervivientes en un tribunal constitucional por delitos contra la humanidad. Uno de ellos, no pudo más que reconocer todo el daño que había causado y lo culpable que se sentía por ello.

Nos costó recuperar el habla y el aliento, comimos algo, y nos dirigimos a la 2a parte de esta visita. La cárcel S-21. Era una escuela que convirtieron en cárcel (como muchas más), y aquí encarcelaban a la mayoría antes de llevarlos a los killing fields. Aquí los interrogaban y maltrataban con mil técnicas de las que mejor no hablar. Construyeron estas celdas en las que malamente cabe una persona estirada, y metían a todas las personas que hiciera falta en cada celda:



En otras plantas de la cárcel, han hecho un museo, recopilando documentos; entre los que hay archivos de cada preso donde se puede leer: Motivo de la ejecución: "ha contestado como un tonto y sabemos que está en contra del régimen". También hay documentos sobre las experiencias de los supervivientes, los cuales aun arrastran muchas secuelas, como os podéis imaginar.




Lo siento por este post tan cruel y triste, pero es la sobrecogedora historia de Camboya y su gente (y víctimas) merecen todo el reconocimiento y respeto. A nosotros se nos quedó el corazón encogido, pero luego se me engrandeció, pues toda esta gente tienen un lugar en mi corazón. Lo más triste de todo, es que esta historia no cae tan lejos, y todo este daño fue entre gente del mismo país. Si el mundo sigue así de perdido, esto se puede repetir en cualquier momento. Mientras sigamos sin cuidar ni cultivar nuestro mundo interior, deseando lo que no tenemos, odiando al jefe o al vecino, violentándonos por cualquier tontería, identificándonos con el juego de los políticos, no amando a nuestro entorno, no siendo compasivos con quien lo necesita...Cosas tan crueles se pueden repetir en cualquier momento. Todas las guerras son creadas por personas totalmente inconscientes de su función en el mundo, y movidas por estos malos sentimientos. Hemos de empezar por tomar conciencia sobre nosotros mismos, y nuestros sentimientos y pensamientos.

Después de ducharnos y recuperarnos un poco, fuimos a cenar por esta ciudad y nos sorprendió la variedad gastronómica que tiene. Acabamos eligiendo un restaurante local que hacían marisco (calamar y gambas) y carne (ternera) a la barbacoa. MMMmmmm...cuánto tiempo soñando con marisquito a la barbacoa y no medio deshecho entre un caldo de curry!!!


Y esta era mi cara de alegría y subidón cuando la camamrera me dio el plato!!Jeje!!


Bueno familia, el próximo capítulo sera muy diferente: placer en playas paradisiacas!! Un fuerte abrazo!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada